Introducción a Oscar Zeta

Oscar Zeta siempre vivió en mí, lo recuerdo desde pequeño cuando hacía comentarios inoportunos o compartía ideas fuera de lugar de índole fantástico.

Este personaje a medida que pasaron los años y fui madurando, lo fui escondiendo poco a poco, hasta que su silueta se tornó borrosa y distante. Quizás lo hice por miedo, puede ser, pero considero que también lo hice para sobrevivir, uno hace lo necesario para poder adaptarse.

Cuando la oscuridad y la soledad eran absolutas, a veces escuchaba su voz, cuando me recostaba por las noches y alcanzaba el estado previo al sueño, es cuando lo podía ver nítido e intercambiar, aunque sea dos palabras con él.

En estos últimos días, después de muchos años en desenfoque, la figura de Oscar Zeta retornó. Lo veo cada día más claro. Soy yo, con toda la inconsciencia que puede contener un sueño y toda la inocencia y pureza que puede tener un niño. Mi objetivo a partir de ahora como Ramiro Zárate es guiarlo, mover sus hilos para que viva en la esfera pública, esto que estoy haciendo es por una necesidad de preservación personal, voy a vivir en dos personas.

La próxima vez que me hablen, hablaran con Oscar Zeta y si me miran fijo a los ojos, verán detrás de mis cristales ópticos al Ramiro Zárate que conocen con una mirada sonriente, (a veces quizá seria). Lo mismo quiero que suceda cuando en mi privacidad estés hablando con Ramiro Zárate y percibas en las entrelíneas de mis palabras y gestos que hay un Oscar Zeta merodeando en mis adentros.

Ramiro Zárate es una persona seria, es responsable, reservado y tiene objetivos claros, su mayor miedo es quedar expuesto en cualquier situación, sus inclinaciones van por el lado de la escritura y la dirección de cine. Oscar Zeta es el alter ego, es extravagante, sumamente eufórico, infantil y posee la misma sabiduría que su otra parte, pero es el que está dispuesto a sacar a la luz lo creativo desde las entrañas del inconsciente, desde lo más puro hasta lo más pútrido. Digamos que Ramiro Zárate será en cierto sentido el electrodo negativo (lado más pasivo) y Oscar Zeta como hacedor de los planes de Ramiro será el lado positivo (más activo en la praxis).

Estas dos partes, pretendo que hagan equipo para que cada una con sus fortalezas, se encargue de tapar las falencias de la otra. Habiendo dicho esto, no tengo nada más que agregar. A partir de mi próxima redacción pretendo relatar las peripecias de mi convivencia con este extraño amigo que aparece después de mucho tiempo. Les escribe Ramiro Zárate, mañana quizás otra persona…

Anuncios

3 comentarios en “Introducción a Oscar Zeta

  1. Siempre conocí a los dos , y me encantan ojalá que sigan conviviendo en vos, y te sirva de inspiración para muchas historias y cuentos . Y para el propio conocimiento de vos mismo . Reconocerse es sanar!!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s